Atentados contra el futuro

Deja un comentario

La tristeza creo sería la palabra elegida el día de hoy para definir el ánimo a nivel mundial, esto al escuchar una vez más las noticias que nos llegan sobre los atentados en Bélgica, y más tristeza todavía da al saber que son seres “pensantes” los que conjuran para dejar a las futuras generaciones en un estado en que no puedan ampliar sus conocimientos, avanzar hacia la luz y poder de a poco ir corrigiendo sus errores. Estos crímenes contra la naturaleza humana deben ser condenados de todo punto de vista, es impensable tener que vivir bajo el imperio de leyes sometidas a algún credo el cual no se pudiera poner en duda. Uno puede por su propia decisión decir no a un camino hacia la luz pero no puede condenar a la siguiente generación a la oscuridad.

Juicios

Deja un comentario

Creo que no tengo ningún amigo que no tenga sobrenombre, pero, que fuerza nos lleva a etiquetar con adjetivos calificativos a nuestros amigos?
Traigo a colación este ejemplo porque creo tiene el mismo proceso interno a aquello que nos lleva a jugar moralmente a todo cuanto observamos y para colmo queremos imponer nuestro JUICIO como superior al resto. Nos pasa a todos, y más creo les pasa a las personas que practican alguna religión.
Será que el vernos respaldados por algún símbolo religioso hace despertar en nosotros el juez que creemos que el mundo necesita?
A pesar de que la mayoría de las religiones dicen “no juzgar ” es lo primero que hacemos al conocer a una persona, no en vano damos mucha importancia a lo de la “primera impresión “.
Creo que el ejercicio consiste en dejar de comparar la realidad con nuestra “realidad idealizada” y dar al César lo que es del César y al de arriba lo que le es propio, no?